viernes, 2 de agosto de 2013

Quien sabe...

Cuando llegue el momento de partir,
será en Domingo de fiesta,
con mucha alegría en el corazón,
que de tanto reír, descansará.

Tras de mí, mis sueños
también me seguirán,
comenzando el lento vuelo
hacia lo largamente esperado.

El partir es necesario
para poder vivir,
la inmortalidad soñada
comienza verse al final.

Comenzaré el vuelo desde el mar,
esparciendo por todo el mundo,
mi gozo y la esperanza
de un mundo mejor.

Cuando llegue el momento de partir,
estarán reunidos junto a mí,
en la alegría de un domingo especial
un domingo de fiesta y celebración.