La huida

Desde que salimos de la ciudad por la avenida Mansiche, ya habíamos caminado varias horas. Mi padre cargaba a Miguel que iba dormido y adicionalmente llevaba un bulto grande en la espalda. La madrasta caminaba con dificultad, pues se había doblado un pie al saltar un canal de regadío que tuvimos que sortear en nuestro apresurado camino.


El cañaveral que atravesábamos era alto y estaba floreando, señal que ya estaba listo para la zafra. Esto era terrible para nosotros, pues al contacto nuestro las plantas nos bañaban con el polen que producían un escozor terrible en nuestros cuerpos. A pesar de su dolor, era la madrastra la que nos alentaba a que no nos detuviéramos, ella me cogió de la mano y me llevaba casi a rastras ya que me puse a llorar por el cansancio y por la picazón que sentía en todo el cuerpo. Rigoberto, mi hermano mayor, no perdía el paso y se mantenía junto a mi padre sin decir nada; sobre su cabeza llevaba un bulto voluminoso pero de escaso peso.


El anuncio de que en la primera acequia nos detendríamos, me alentó a soportar un poco más el sufrimiento de este momento. Atrás quedaba la ciudad y los terribles hechos que estaban ocurriendo allí. No los podía entender muy bien, pero mi padre dijo que era necesario alejarse lo más distante posible. A mi mente llegó el bombardeo que hicieron los aviones al pasar sobre nuestra casa. Los incendios que se produjeron y el llanto de niños y mujeres que despavoridas huían del lugar. Luego, varios vehículos militares habrían paso a camiones repletos de hombres, que gritaban por su libertad.

A mi padre llegaron a buscarlo varias veces, hombres desconocidos y con fusiles en el hombro. Nosotros estando solos, no sabíamos que estaba ocurriendo, la madrastra salía a conversar con ellos, pero el trato que le daban era agresivo, despectivo e insultante. Ella, con su acostumbrada paciencia, sonreía ante la agresión y procuraba ser amable con ellos. Mi padre era no habido y lo buscaban con una lista en la mano. Se aparecía algunas veces, muy avanzada la noche y volvía a desaparecer en pocos minutos. Antes de partir había estado con la madrasta la noche anterior y con ella habían planificado esta huida.

Habíamos salido pasada la medianoche, cargando sobre nuestros hombros lo más indispensable. En cada esquina mi padre avanzaba solo y al no encontrar peligro nos hacia una señal para avanzar. En la Avenida España a la altura del jirón San Martín, paso un camión militar raudamente, por lo que tuvimos que tirarnos al suelo para no ser vistos. Luego avanzaríamos con sobresalto pero sin mayor inconveniente hacia la hacienda “El Cortijo” que fue donde la madrasta se dobló el pie.

Aquí estábamos, en medio de una noche oscura avanzando casi a tientas. Mi padre maldijo en una oportunidad el hecho que no hubiera ni estrellas para guiarse. La noche era oscura, como pocas veces se ve, oscura como nuestro futuro en esta marcha alocada. Nuestra intención era llegar a “Chan-chan” y de allí dirigirnos a Huanchaco. No podíamos avanzar por el camino, ya que corríamos el riesgo de ser descubiertos. Pero estábamos perdidos, dando vueltas en el mismo lugar, tal vez.
De la Novela "Aprendiendo a vivir"

Comentarios

Flor ha dicho que…
Hola, que bueno relato dos regalas! Tengo mucho miedo de la guerra y leer textos como este me dejan siempre muy angustiada y rezo para que nunca me ocurra eso, ni en mi país.

Besitos
Flor
Pablo Rodríguez Prieto ha dicho que…
Flor
Gracias por la visita al blog y leerlo.
Gracias tambien por tu comentario.
Es cierto, ojalá nunca hubieran guerras.
Nos afecta a todos, pero son los niños los que la sufren sin siquiera poder entenderlas.
Me uno a tus oraciones para erradicarlas por siempre.
Un abrazo
Pluma Roja ha dicho que…
Interesante relato perteneciente a tu novela? Me recuerda cosas vividas aquí en mi país, Sería bueno conseguir el libro, por lo menos a mi me gustaría leerlo. Fue un gusto leerte. Saludos cordiales.

Hasta luego.
Gabriela Maiorano ha dicho que…
Hola Pablo!! Me gustó mucho el relato y el blog también. Te visitaré nuevamente
Saludos
Marina-Emer ha dicho que…
vaya por Dios a la madrasta se la doblo un pie ...yo me rompi un tacon hoy y casi me mato ...tengo el hombro t brazo molido y morado
.buen fin de semana
abrazos
Marina
Elena ha dicho que…
Hola Pablo, como te prometí he visitado tu blog.
Me ha gustado mucho tu relato, aunque me ha parecido un tanto angustiante, cuando se unen guerras con niños, cosa inevitable, siento una gran desazón.
Volveré. Un abrazo.
victoria ha dicho que…
Como siempre buenos relatos y tán reales en muchos paises.Dios quiera que este mundo en que vivimos no se destruya a sí mismo..Gracias porcompartir.Con cariño Victoria
Paola Aragón R. ha dicho que…
Te dejo mi saludo y abrazo, como siempre un excelente relato, deja un pensamiento de realidad y a la vez tristeza que nos hace pensar en la vida , las guerras, y los niños.

un abrazo

Paola
Evangelina Prieto ha dicho que…
Qué gusto Pablo leer una historia tan bien narrada, llena de detalles que invitan a la curiosidad y que logran forjar una imagen en nuestra mente y alma...
Te felicito por este excelente espacio, ya te sigo para volver por aquí.
Gracias por tu visita y tus palabras...
Te dejo mi abrazo
Ev...
Evangelina Prieto ha dicho que…
Qué gusto Pablo leer una historia tan bien narrada, llena de detalles que invitan a la curiosidad y que logran forjar una imagen en nuestra mente y alma...
Te felicito por este excelente espacio, ya te sigo para volver por aquí.
Gracias por tu visita y tus palabras...
Te dejo mi abrazo
Ev...
Marina-Emer ha dicho que…
despues del porrazo que ya te conté que me di...hoy algo mejor vine a saludarte y no me rompi nada pero estoy magullada
saludos
Marina
Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho que…
...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
PABLO




Jose
ramón...
Carla ha dicho que…
Excelente relato, muy bueno!
Darilea ha dicho que…
Interesante historia, aunque algo triste habiendo niños de por medio.
Un besito y muchas gracias por enlazarme :-)
Ana ha dicho que…
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨) ¸.•´¸.•*´¨)
(¸.•´ (¸.•` * ¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
........|___|...VENGO A DESEARTE
........|000|...FELIZ NAVIDAD
........|000|...LLENA DE LUZ Y AMOR
........|000|...Y PROSPERIDAD
........|000|... FELIZ AÑO NUEVO 2009
.........\00/.... Q ESTE AÑO SEA CARGADO
..........\0/..... DE BUENAS VIBRACIONES Y BUENOS DESEOS
...........||...... PARA TODOS, SON LOS SINCEROS DESEOS
...........||...... DE ANA
...........||......
.........._||_....FELI... FIESTAS !!!
♥¸.•*¨)¸.•*¨)
(¸.•´♥♥.¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨) ¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)★¡¡¡Feliz Navidad!!!

Entradas populares de este blog

Toda una vida.

De madrugada

Amazonas